lunes, diciembre 04, 2006

38%AQUI - Lavando la camisita roja

Llega la hora de los reacomodos. Ganó Hugo Rafael y hasta ahora ni siquiera al loco de Pablo Medina se le ha ocurrido salir con la cantaleta del fraude. Tampoco Ledezma parece capaz de llegar a tanto.

Esta elección anula el cuento del revocatorio, despeja la duda aquella de si el 60-40 era real o un invento de Smartmatic. Y si no la aclara, al menos la anula.

Ya estamos viendo las maneras de interpretar los hechos: como una barrida descomunal y también como una muestra de que sí hay una oposición seria dispuesta a jugar en el terreno político. Como diría un gringo: “guarever”.

Ahora saldrán camisas rojas por todos lados. Mesurados conversos que hasta hace un par de días suspiraban por un golpe de Estado pero limpiaban sus culpas colaborando con la campaña de Rosales. Cooperativistas de nuevo cuño, empresarios dispuestos a tener mucha conciencia y responsabilidad social, banqueros que siempre usaron corbata colorada y pobres diablos en ascenso con ganas de bravuconear por el Este caraqueño con su calcomanía del Che en la 4x4. O pobres diablos, en verdad pobres, sin ascender, bravuconeando a su estilo con el Che estampado en una franela roja.

De todos esos ya hay montones. Pero aparecerán más.

Y poco a poco tendrán que silenciarse las colominas y las nitus. Los diarios se autocensurarán por miedo o por negocios. O por las dos cosas, que también vienen juntas. Y de los excesos pasaremos a las carencias informativas, a palabras prohibidas, a coberturas incompletas y puede que hasta algun día, terminenos por extrañar las cosas de las colominas y las nitu.

Y viviremos “felices” a la espera de quién sabe qué.

Un saludo revolucionario a los imbéciles que este domingo prefirieron no votar

1 comentario:

LuisCarlos dijo...

Búscate del argentino Kevin Johansen: "McGuevara o Che Donald's"

tal vez te ayude