lunes, noviembre 27, 2006

BELISARIO - la alharaca del perdedor

(Se estrena aquí, asoma su hocico, mañoso y rabioso, un invitado de honor: belisario. Así, a punta de minúsculas y poniendo la puntuación como le da la gana)


sí, bien, está bueno eso de que un escritor venezolano, por fin, consiga un triunfo internacional. por supuesto, nos complace que la literatura local concrete medallas que, ojalá, puedan servir para dejar quieto el lejano triunfo de "país portatil". sí, claro, los entiendo: es difícil no celebrar un premio herralde cuando llevabamos años sin ganar siquiera algo parecido al ronda. todo eso es comprensible y ético. pero, señores, por favor: un poco de mesura!

desde que nos enteramos del veredicto, desde que alberto barrera se alzó con el premio de anagrama con su novela "la enfermedad", los medios, los periodistas de cultura, los escritores de siempre, los poetas de feriados, congresos y bienales no han parado de masturbarse con este éxito inesperado. han llegado, como oscar marcano, al extremo de empezar sus notas hablando de "todo un país lleno de júbilo". marcano, compañero, se te ha ocurrido pensar que tus lealtades y gustos no tienen por que ser unánimes?

es una especie de "sindrome vidal": la fanfarria desmesurada de quien nunca, casi nunca, sale airoso en los certamenes. con el difunto rafael, con su medallita conquistada en los ángeles, tuvimos material suficiente para solazarnos durante veinte años: un venezolano, medallista olímpico! por eso andan todos como locos, sonrisa perenne, abrazándose en los cafés como si la vinotinto hubiese ganado el mundial (tiemblo de pensar cuál sería la reacción si esto ocurriera).

pero, la verdad, para mi es evidente que esta reacción exagerada no es más que el lamentable síntoma de nuestra derrota histórica: jamas ganamos. y cuando por fin pegamos una, ¡una!, es cuando todos corren a bailar la fiesta y a pintarse la cara para celebrar. es parte de esa enfermedad que nos lleva a hacer caravanas cuando gana brasil: porque nos faltan victorias es que gritamos las ajenas.
belisario

5 comentarios:

Princesa Conchita dijo...

creo que el señor belisario padece una enfermedad que no es muy original: cochina envidia. le sugiero que lea la novela y si puede superar la enfermedad que entonces haga sus comentarios a ver si se justifica o no la alharaca que produjo el triunfo de alberto barrera

belisario dijo...

ire por partes con su mensaje, doña conchita.
primero: no soy un novelista, ni siquiera un escritor de ficcion. si quisiera ser un escritor laureado, querria ser capote o algun otro. no barrera. asi que me parece endeble, por decir lo menos, su tesis aventurada: "belisario siente cochina envidia".
segundo: mi discurso no es contra barrera ni contra su novela. si usted supiera leer con juicio habria detectado el tema del texto. lo que yo critico, conchita, es el ruido, a mi juicio excesivo, que se ha hecho con el galardon. es decir, mis ataques van contra oscar marcano y tantos que han bailado en una sola pierna. insisto: no contra barrera ni su libro.
tercero: no he leido "la enfermedad", desconozco su contenido, su trama; ignoro su estructura narrativa y sus lineas argumentales. asi que seria un pelmazo si atacara su calidad. y, de nuevo, si relee usted el texto tal vez se entere de que jamas ataque su valor literario. no hay una sola linea en mi texto donde yo cuestione la importancia de la obra (todo lo contrario, aplaudo el suceso), mucho menos palabras donde relacione el contenido de la novela con el escandalo de su premiacion. por una sencilla razon, insisto: no la he leido! hablo de los aplausos, conchita, no de la obra. despierta, amiga! ponte los lentes! y, para terminar, te devuelvo la pelota: acaso debo respetar a esos apresurados que gritan el exito, ellos si, sin haber leido "la enfermedad". no me sugieras a mi que lea la novela a ver si se justifica o no la alharaca; diselo a los que la formaron antes de leer una sola linea. porque, si te fijas, todos se unieron al jolgorio cuando el texto aun estaba inedito. es decir, hablamos de una tropa que aplaude porque si: como cuando gana brasil.

princesa conchita dijo...

pues insisto: la envidia la tiene por los aplausos. debe ser que usted quisiera sentirse celebrado por todos, aunque el jolgorio sea exagerado o no. ya leí el libro, para que sepa. y lo reto: si es que acaso usted lee un libro hasta la última página, lea este de barrera y haga su comentario. segurito que le tocará reconocer su calidad. y piense bien antes de escribir, ¿usted de verdad quiere parecerse a capote?

belisario dijo...

conchita, no solo acostumbro leer los libros (los que logran seducirme) hasta la ultima pagina. le cuento que he leido muchos, y hasta he cometido el desproposito de escribir uno. y si: voy a leer la novela de alberto barrera, entre otras cosas porque no tengo nada en contra del libro, mucho menos en contra de su autor. y cuando lo termine, si es bueno, por supuesto que lo elogiare. porque mi critica siempre ha sido en contra del ruido que han gritado otros en torno al premio. es decir, son cosas distintas, flancos separados del debate. por un lado, el libro y su autor; por el otro, sus aduladores tempranos (porque, insisto, no la habian leido) y sus fanfarrias automaticas. y esa distincion de renglones es la que usted, con evidente escasez, no ha podido entender.
p.s: siempre pienso, no solo antes de escribir. y claro que me gustaria siquiera rozar el talento de capote.

Noelia Depaoli dijo...

llegue tarde. Pero de pana, Belisario. No le sigas contestando a la loca de Conchita. le explicas y le explicas pero no capta. =s