jueves, enero 25, 2007

QUEALGOQUEDA – Las intrigas de Salvador Fleján

Así que esto era lo que traía Fleján…

En la librería tuve dos textos en las manos: el de Fedosy Santaella y el de Fleján. Y pensaba: ¿cuál me llevo?

Ya sé que había dicho que saldría corriendo a comprar Intriga en el Car Wash, pero no lo hice tan rápido y entre una cosa y otra encontré que el tal Fedosy (¿qué clase de nombre es ese mi pana?) tiene a demalamadre en los links de su blog. ¿Eso podría llevarme a preferir su libro? Casi casi… pero desistí cuando pasé rápidamente las páginas y vi unos poemitas y en estos días no ando para poemas.

Y me senté a leer los cuentos de Salvador Fleján, un tipo que nació en Caracas en 1966 y estudió Letras en la UCV y se ganó dos o tres premios, uno de ellos en Táchira y otro que da la sociedad de autores Sacven, una vaina que hasta el momento pensaba que se ocupaba sólo de los músicos.

Quienes se aventuraron en esa vorágine de chismes, comentarios desquiciados, delirios fílmicos y una que otra apreciación razonable en que se convirtió el post “Caerse a cuentos”, recordarán que un comentario de Ada, en el que se autoproclamaba como la única de esta comarca con suficiente conocimiento de la literatura, proponía un relato de Fleján como lo mejor de la antología-que-no- es-antología, Las voces secretas.

A partir de ahí, la imagen de Fleján cobró vida en el imaginario hasta transformarse en un protegido de la mafia de Federico Vegas y el gordo Tonelada o, según una variante más fuerte de la especulación, en el tipo que se templaba a todos los “antologístas” de este país. Y además le dijeron feo, malasangre, autista y otras tantas cosas (la “reyerta”, por cierto, le gustó tanto a Luis Barrera Linares que hasta le dedicó un post en su blog, cosa que se le agradece).

En lo único que coincidieron los comentarios fue en calificarlo de gran cuentista. Y, carajo, sí que lo es.

Los cuentos de Intriga en el Car Wash tienen un tono y un ritmo que no te deja en paz. Es difícil soltar el libro. Y Fleján termina siendo un tremendo observador, con una sorprendente habilidad para apropiarse de situaciones e historias de la realidad y procesarlas construyéndoles un apéndice, un anexo que es su cuento, en el que están sus personajes conectados con ese hecho real. O algo así.

El cuento Albóndiga en salsa, sigo con la idea, es la recreación de la historia del músico de la Dimensión Latina contada con el aporte del tumbao Fleján y salpimentada quizás con un relato clásico de la leyenda narco. Y Grandeliga –uno que me mandó a leer “un librero”- toma y versiona el caso de un pelotero venezolano jugador en la liga taiwanesa que, efectivamente, murió en Taipei (debo averiguar si fue de un ataque al corazón, si se suicidó o si lo mataron, si alguien conoce a algún taiwanés, haga el favor de preguntarle porque tengo la vaga impresión de que fue suicidio).

Así que esto era lo que traía Fleján… un libro que hay que leer: lo demás, es paja.

34 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor Delamalamadre:
Qué bueno que reconociera algo que era obvio. Para mí eso nunca fue ningún secreto. Sólo tuve que invertir una pequeña cantidad para disfrutar lo que ese autor propone como literatura. Fleján tiene algo exclusivo que no poseen los demás escritores de su generación: talento nato, y eso no se compra en el Excelsior Gamma. Hace unos días una amiga me descubrió que Fleján tambien posee un blog. Créame: es tan bueno como su libro de cuentos, aunque escribe poco.
Quedo suya
Ada

Anónimo dijo...

Malamadre, ¿Y eso le quita lo feo, lo malasangroso y lo mafioso?

Anónimo dijo...

demalamadre, antes que nada, muchas gracias, me divierto mucho leyendo tu blog...
de la nueva camada de narradores venezolanos, esos que rondan los 40 (y también los más jóvenes), según mi criterio, salvador fleján es el autor más interesante, el que más promete: el tono, el ritmo (tanto de forma y fondo) que logra darle a sus relatos, el inteligente manejo de la ironía, del humor, y la gran capacidad de observación que ha demostrado hasta el momento, pues son algunos de los ingredientes que me hacen vaticinar que dará mucho de que hablar en un futuro próximo si continúa en esa línea...
de su primer libro de relatos, “intriga en el car wash”, “óvnibus”, con el que ganó el sacven, me sigue pareciendo (de lejos) el mejor relato. luego le siguen “albóndiga en salsa” y “grandeliga”. los otros tres no me parecieron al nivel de estos que he señalado, sobre todo, el que le da nombre a la colección, empieza muy bien pero creo que hacia el final se “empasteló” él solito...
sin embargo, es un libro recomendable. para mí, los tres primeros textos que he mencionado pagaron el precio del volumen y el tiempo de lectura que le invertí...
ah, demalamadre, por favor, continúa haciéndole honor a tu nombre...
saludos,
anonymous (pero no alcohólicous)

Anónimo dijo...

¡Peligro! a malamadre también lo coge Fleján

Taylor

Sonny dijo...

O Tonelada le dio su par de piñazos

Anónimo dijo...

Como que sí: o malamadre es el nuevo integrante de la Mafia Vegas.

Anónimo dijo...

Carajo, en este país sí hay envidiosos.

SapoCrudo

Anónimo dijo...

demalamadre, el tal fleján es bueno, pero tampoco es Jack London, vamos a ubicarnos.

sonny dijo...

Aparte de Tonelada y ahora Malamadre, la mafia tiene un nuevo hombre de confianza: ¡Sapo crudo!, fiel a la causas nobles y a los talentos literarios, pero incapaz de entender una broma.
Sapo, tómatelo con soda, que Fleján con su indudable tumbao, inteligencia y sentido del humor, debe estar muy divertido con toda esta alharaca.
Y tú Jack London, prepárate, que aquí al que manifiesta una objeción automáticamente lo llaman envidioso.

Anónimo dijo...

Yo leí en diciembre el libro que menciona malamadre y le doy toda la razón. Ahora, no sé de dónde sacaron a ese señor o si es un invento de varios escritores, pero el tipo es "demasiado" bueno como para créerselo. Esos "talentos" no aparecen de la nada así como así. Algo como que huele mal en Mondadori.
Fricasé

Anónimo dijo...

Anonymous pero no alcohólicous:
No sé qué libro leíste tú, pero creo que andas más pelao que rodilla e monja. Del libro de Fleján, el cuento más redondo y más certero es precisamente ese que tú dices que "se empasteló solito". Eso es una maraca de cuento. Yo me divertí horrores con ese par de venezolanos metidos en el zaperoco de las Torres Gemelas. Qué raro que malamadre no dijo que ese también era "no-ficción". Si es así, Fleján debería estar preso en Guantánamo esperando junto a Bin Laden un juicio coñoemadre.
Fricasé, vas a tener que hablar con tu jíbaro. El bicho como que te anda caribeando con Borocanfor. Lo que dijiste es de museo.

Anónimo dijo...

A mi me gustó el cuento de la Miss stripper, que cosa más buena.
Aníbal Canibal

demalamadre dijo...

Por aquí como que abundan los jodedorcitos...

Ada, el blog lo vi por encima y no me pareció tan bueno como el libro. Lo que sí sirve es para ver la foto del caballero y responderle a quien pregunta si es feo o no. En cuanto a lo malasangroso, todavía no lo sé. A lo mejor es un mierda, pero escribe bien. No me interesa mucho averiguar si es simpático o no porque no pretendo presentárselo a mi hermana.

Taylor, te digo algo: no me coge Fleján. Ni me cogerá, para ser precisos, porque ni soy pargo ni soy "antologista".

Lo que sí pudiera ser cierto es que recibí un mensaje amenazante firmado por T y FV, me lo pusieron en la bolsa cuando compré el libro. Es algo raro: metieron eso pero no la factura del Seniat... Algunas librerías no aprenden. Pero ahora que lo pienso, si los mafiosos tenían su "oficina" siempre en la parte de atrás de un bar o de un restaurante de pasta, a lo mejor Mr V y Mr. T despachan desde la librería...

Jack London, para seguir la tradición... ¿estás envidioso o qué?

Fricasé, ¿de qué coño estás hablando? El tipo existe, entra en su blog y lo verás: parece una versión de Nelson Rivera, el de Papel Literario.

Me intriga, de paso, esa foto del blog: ¿lo que se está fumando es un cacho o qué?

Anónimo dijo...

Bichodeuña: entré al blog del tipo. Como que se esta fumando un "Acapulco". Lei una vaina de un tal Churión que el "bello" Fleján tiene ahí y todavía me río.

Anónimo dijo...

Definitivamente, la Mafia Vegas en pleno (Federico, Blanco, el gordo T y "lindo" Flejan)están "iniciando" a malamadre en los ritos de la Familia. Creo que perdimos a malamadre.

Anónimo dijo...

Malamadre: el libro de Flejan se sostiene por sí solo, en eso tienes razón. Los resentidos han existido siempre. Que mala maña del venezolano en reconocer que algien es mejor. Un machismo estúpido.

Anónimo dijo...

La mala maña debe ser NO reconocer que alguien es mejor, anónimo machista estúpido. Esta vez el que escribe este puto blog tiene razón. Fleján es de las vainas más arrechas que tiene este país aunque se meta sendo cacho y encima se fotografíe con él.
Coño, Manola, ¿no vas a escribir? qué verga con las mujeres
EL INGENIERO (EL PUTO DE SIEMPRE)

Sonny dijo...

De una cosa sí hay que estar claros, Fleján es más popular que el sexo: el post morocho con tan buenas recomendaciones que tiene, y no consigue que nadie lo comente

Anónimo dijo...

Es verdad, lo de "Rosendo Churión" es para cagarse de la risa. También me gustó lo Bolaño. De pinguísima.
Tortolo

Anónimo dijo...

...lo de Bolaño, corrijo.

demalamadre dijo...

Sonny: la verdad es que es como para preocuparse un poco. O esta gente es muy pudorosa o están sobrados en la materia. Raro es...

Anónimo dijo...

Malamadre: insultas la inteligencia de tus lectores. Piensas que los pocos que te leemos vamos a malgastar el tiempo en tus frustraciones sexuales. Si tienes el pipí chiquito es peo tuyo, pana. Llama a la tal Johana y dile que te "espolee" a ver si te crece. Cuando pones una vaina divertida no pasas mucho tiempo sin cagarla. Quédate sano con la literatura y pon tus problemas sexuales en manos del Dr. Bianco.
SapoCrudo

demalamadre dijo...

Uy, se ofendió el míster... el sapo salta y se ensarta... deja la arrechera batracio

Anónimo dijo...

la frase es "qué culpa tiene el palo si el sapo salta y se ensarta". lee bien falke, pendejo, antes de insultar a mister sapo.
EL INGENIERO

Anónimo dijo...

Coño, Malamadre: Eres o no miembro de la Mafia Vegas. Quedaste deslumbratido con el libro de "lindo" Flejan . O te dieron unos coñazos o el Clan te hizo una "redoblona". Avisa, te podesomos salvar.
Abba

Anónimo dijo...

Me parece que no somos los mismos. Esta discusión no es ni la sombra de la que tuvimos en el post de Las Voces Secretas, un debate interesante a pesar de sus buenas dosis de cinismo. La discusión de ahora se ha limitado a joder al bloguero, en broma y también en serio, y él responde con más insultos. No, Sapocrudo, esto ni siquiera puede parecer un blog literario. Sonny, los nulos comentarios del post morocho indican que a la gente no le gusta el pasticho que nos trae el bloguero. Si quisiéramos hablar de penes e insatisfacciones, seríamos otros y no estaríamos en esta discusión.

demalamadre dijo...

La verdad es que ya es ladilloso andar en esto. Tener que escribir cosas como "ingeniero, imbécil, ¿de verdad crees que me estás corrigiendo? ¿tuviste que leer Falke para saber de la existencia de ese dicho?. O decirle a Abba: "¿otra vez la vaina de la mafia y la cogida? ¿No leíste los primeros comentarios?".

Si no hay más nada que discutir o aportar sobre Fleján y su libro... pasemos a otro tema.

Anónimo dijo...

Nuestra nación es bien extraña. Cuando alguien sobresale del montón o se destaca por esfuerzo o talento es porque obligadamente se está "cogiendo" a alguien. Somos un país bien mediocre y por eso es que nos está pasando lo que nos está pasando. El dueño del blog sólo dio su impresión en torno a un libro que merece destacarse por su calidad y las hienas lo han acusado de todo. ¿De dónde nos viene ese horrible resabio? En la medida en que seamos más humildes seremos mejores personas. A mi también me gustó ese libro, Malamadre.

Sonny dijo...

El maestro tiene razón, una vez establecido que Intrigas en Car Wash es un libro que vale la pena leer , la discusión derivó en chistes fáciles y groserías sin gracia, hasta que se volvió aburrida. Hacen falta más Manolas y menos sapos.
Todavía no he leído las intrigas de Fleján, cuando salga de rojo, iré a comprarlas. Pero volviendo a la discusión de las Voces Secretas de donde nació el interés por Fleján, sin restarle el mérito a la antología de López Ortega, me gustaría leer una antología donde los cuentos seleccionados salgan de una muestra no de cuentos inéditos, quizás la necesidad de ser inéditos les restó calidad, sino una selección de lo mejor de los escritores contemporáneos. Tantos libros de cuentos que se han publicado estos últimos años, da para hacer una excelente antología de la actual narrativa venezolana.
No sé si los derechos de las editoriales lo permitirían, pero sería un libro del carajo.

Anónimo dijo...

La mejor tarea de ficción de Fleján son este montón de correos anónimos celebrabdo su libro. Es excelente la forma cómo Fleján se desdobla en innumerables voces que atacan al autor, lo halagan, lo enaltecen, lo machacan, para que al final, siempre salga muy bien parado su libro.
Es un buen modo de promocionar un libro. Si uno fuese cándido pensaría que la narrativa venezolana tiene miles de lectores anónimos que consultan los blogs.
En todo caso, felicitaciones por esa polifonía bajtiniana que se ha inventado y que al libro le vaya muy bien.

Anónimo dijo...

Ya sabemos quién es Malamadre: ¡Fleján!

demalamadre dijo...

Sí claro, soy Fleján y también la mamá de Fleján y la abuela de Fleján... O no, mejor: soy Fleján y todos los anónimos que escriben aquí son en realidad la familia Fleján en pleno, incluyendo al anónimo que dijo que los anónimos son una invención de Fleján... Vaya pa'l carajo.

Martín dijo...

Vaya: últimamente se ha estado hablando bastante de ésta página. Se lamenta que sea practicamente el único espacio público en Venezuela en donde se hace crítica literaria. Por otro lado se lamenta el nivel de la misma. Sin embargo existe un aspecto positivo en la exosencioa de esta página a parte del hecho de ser practicamente el único espacio abierto para la crítica, Y ES EL HECHO DE QUE NOS MUESTRA EL ESTADO EN EL QUE VIBRA NUESTRAS ALMAS - Una cosa espantosa, que pretende hacer de la envidia humor, que no critica la obra sino que se ensaña contra la existencia del autor aún cuando como persona nos sea desconocido... es decir: una cosa nada seria y rastrera. Pero insisto en que hay algo positivo en todo esto: NOS MUESTRA.

Se obtiene por lo tanto puntos a considerarse: Nos arrecha el logro ajeno y si podemnos joder al tipo lo hacemos (NOS MUESTRA). Nos muestra que la literatura y, seguramente toda forma de arte la valoramos en función de si el artista nos cae bien o no. En pocas palabras: no tenemos noción de literatura, seguramente no tenemos noción tampoco de arte (NOS MUESTRA).
Y LO IMPORTANTE DE MOSTRARSE, DE MOSTRARNOS, ES QUE SE MUESTRA - REITERO LA IDEA - EL ESTADO EN EL QUE VIBRA NUESTRAS ALMAS... Y ESTO ES UN PUNTO IMPORTANTÍSIMO: NOS DA UNA IDEA DE A QUÉ PODEMOS ATENERNOS: EL PÚBLICO, EL PÚBLICO LECTOR, INCLUSO, AQUEL QUE POR MANDATO DIVINO SE HACE CRÍTICO DESTRUCTOR DE LO QUE SIENTE COMO SUPERIOR A ÉL - POR LO MENOS EN EL CASO MOSTRADO EN ESTE BLOG -, SE CONVIERTE EN LA MEJOR MATERIA PRIMA PARA PARA LA ELABORACIÓN DE PERSONAJES.

¿EL DESCUBRIMIENTO?: EL PÚBLICO POSEE GRTAVÍSIMAS CARENCIAS EN LA VIBRACIÓN DE SU ALMA. Necesitamos crear una suerte de literatura medicinal - porque este público lo necesita (algo que aplaque su inmensa carga de envidia).

demalamadre dijo...

Otro más que viene con el cuentico de la envidia... Lo único que te quiero aclarar "señor vibra" es que este no es un espacio de crítica literaria.