lunes, noviembre 19, 2007

YONOFUI - The Joshua Tree cumple 20 años y se lava la cara: oremos

(Esto se publicó el 14 de noviembre en rockandblog del site del diario El Mundo, de España. Su autor se llama Quico Alsedo, así que a mentarle la madre a él, no a mi)



Bono y Onán salvaron mi vida en cierta época.

No vinculados, aclaro.

Lo de Onán ya lo explicó Woody Allen en 'Annie Hall'.

Lo de Bono probablemente es (fue) una experiencia religiosa, como diría el otro.

Concupiscencia y fe. Pues sí.

Lo admito: yo también oré a San Bono en algún momento de mi adolescencia.

No es una confesión, padre. Aún me gustan aquellos discos.

Pero he oscilado hacia el agnosticismo.

Incluso alguna vez, sin venir a cuento, me asalta la pregunta: ¿qué fue de U2?

Me refiero: ¿por qué ese largo camino hacia la nada de los últimos 15 años?

Pero no nos desviemos: se cumplen ahora dos décadas del advenimiento del monumental 'The Joshua Tree'.

Un disco torrencial, emocionante. Arrebatado y arrebatador. Tan ancho como profundo.

También un milagro comercial: música real, y de altísima calidad, arrasando en las radiofórmulas.

¿Cuántas veces ha sucedido después? ¿REM, Nirvana... y cuántos más?

Es un placer hacer balance: 20 años después, el disco no ha perdido un ápice de pegada.

Quizás ayuda el bucle repetitivo en que andamos metidos, pero no es el tema.

El álbum es una litúrgica maravilla, para empezar, por su poderoso arranque: qué cinco primeras canciones.

El crescendo catártico de 'Where the streets have no name'. La dulzura de 'I still haven't found'. El misticismo contenido de 'With or without you'. La densidad explosiva de 'Bullet the blue sky'. 'Running to stand still' y la piedad.

A ver quién iguala eso. Y se lo vende, además, a niñas, madres y abuelas de todo el planeta.

Después, excelentes destellos. 'Red hill mining town' regresa al lirismo de 'The unforgettable fire'. La belleza de 'One tree hill' es sobria. La brutal y noctívaga 'Exit' es una de esas grandes canciones secretas.

'Mothers of the dissapeared' siempre me pareció ñoña.

Bono medía su grandilocuencia. The Edge volaba sobre su guitarra, casi noise antes del noise. Brian Eno y Daniel Lanois eran un solo George Martin para embridar, con satinada elegancia y sabios pespuntes, el caballo.

Hasta las letras, evocadoras, participaban de esa insólita gracia.

Se advierte a cada milímetro: la voluntad era de absoluto clasicismo. Y las medidas fueron las exactas.

Ahora, una industria sin ideas reedita 'The Joshua Tree', uno de sus discos vendedores de largo recorrido, y ojalá se preguntara qué coyuntura lo hizo posible.

El disco viene remasterizado, con todas sus caras B ('Spanish eyes' entre ellas) y un concierto inédito en París en 1988 en DVD.

No obstante, prosternándome lo digo, 'Achtung baby' es mi cima absoluta de U2. Una rara avis total.

'The Joshua Tree' no ha envejecido, pero 'Achtung baby' AÚN NO es joven.

¿Qué lleva a una banda a reinventarse de un plumazo, y con semejante talento y fortuna? Un misterio para otro día.

¿Y después? Pues desde 1993 U2 me parecen una banda de versiones de U2. Una sombra de sí. Sin norte, sin magia.

Jugando a las tendencias. A buscar electorados. Primero la electrónica sin maldad, luego el pop adulto, más tarde el post punk desnatado.

Su proverbial buenismo, estomagante en los 80, adquiere perfiles caricaturescos.

Pierden el control de su elefantiasis. Adelgazan y se quedan en un producto. Que, aún así, sigue funcionando.

Pero siempre nos quedarán aquellos años. Y la misa de difuntos es hoy, tan lejos y tan cerca de 1987, por 'The Joshua Tree'.

Oremos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

mira pana, y qué fue de superman?

manola dijo...

es que los ochenta no quieren dejarnos. o nosotros a ellos. y todo aquello nos parece lo máximo, y los muchos remakes se escuchen y se ven y, a veces, como en el caso del colega español de demala, no terminamos de apreciar lo bueno que se asoma ahora. Por supuesto que las sensaciones del primer Joshua Tree no van a volver, por superbien rematrizada que esté la nueva versión. Pero eso no debería impedir que la disfrutemos.

Anónimo dijo...

Good bye is forever.

Anónimo dijo...

ONE es mi favorito.

Anónimo dijo...

A mi se me ocurre que podrían hacer nuevas canciones. No sé, algo así como: Ice lips, Legend, We are not lovers anymore, Broken, Listen the night, Indian moccasins, Nightmares, Don´t walk so fast, Forget my name, Teeth brushes, Did you loved me?, Watermelons truck, Unhappy, We lost so many time, No christmas tree, Green river, Dialogues, Less hopes, No at the morning, please; Not today, Perhaps ... perhaps, Sharply, Slept, Blue garden, Thieves, Sins, Handle with care, Old shoes, Why Mercedes Benz?, Ripley is my friend, Far from that land, No more planets, Too much dark, Blade eyes, Less, Empty sky o Homeless lovers.

Anónimo dijo...

Escucharlos siempre será excitante. Aunque no hablen, bastarán los susurros para electrizarse.