lunes, febrero 26, 2007

YONOFUI - Cómo no fallar un penalti

ENRIC GONZÄLEZ
DIARIO EL PAIS - 26/02/2007


Hay quien piensa que para entender de fútbol conviene haberlo jugado. Otros basan su ciencia en las combinaciones numéricas, 4-2-4, 4-4-2, 4-2-3-1, o en un examen detallado del abdomen de Ronaldinho. Todo ayuda, por supuesto. Pero las páginas deportivas no lo cuentan todo. En realidad, para entender el fútbol (y la política, y la cultura, y la hipoteca que uno paga) conviene adentrarse en la estepa de la economía. A veces se descubren historias edificantes y enternecedoras, como la que cuenta el periodista y dramaturgo Gianfrancesco Turano en su libro Tutto il calcio miliardo per miliardo.

La historia empieza en una noche romana de 2001, desbordante de euforia: la ciudad celebra el scudetto del Roma. El equipo giallorosso es formidable: Totti, Batistuta, Emerson, Cafú, Samuel... El propietario de la sociedad, Franco Sensi, magnate del petróleo y la hostelería, ha gastado todo lo que ha podido, y más, para componer una alineación memorable. En ese empeño, ha contado con la gentil colaboración crediticia del banquero Cesare Geronzi, presidente de Capitalia y vicepresidente de Mediobanca, uno de los dueños de Italia.

El siguiente capítulo se desarrolla en 2004. El Roma no ha vuelto a ganar ningún scudetto y su deuda ya es agobiante. Entonces aparece Roman Abramovich, el inmensamente rico propietario del Chelsea, que ofrece 150 millones de euros por Totti y Emerson. Sensi, de acuerdo con el entrenador, Fabio Capello, y con el director deportivo, Franco Baldini, responde que Totti no está en venta, pero sí lo está la sociedad. Por unos millones más, el magnate ruso puede quedarse con todo. Abramovich tiene bastante con el Chelsea, pero habla del asunto con dos amigos suyos, Anatoli Kolotinin y Suleiman Kerimov, de la Nafta Moskva. Kerimov, un tipo tan oscuro como todo lo que rodea hoy el Kremlin, es a los 38 años diputado de la Duma y una de las 100 personas más ricas del mundo.

Kolotinin y Kerimov contratan a Salvatore Trifiró, un abogado que trabaja para las mayores empresas italianas, como garantía de seriedad. Y ponen sobre la mesa una oferta de 400 millones de euros por el Roma y por varias de las instalaciones petroleras de Sensi. La venta está a punto de cerrarse.

Pero, ay, la cosa no conviene al banquero Geronzi, que a esas alturas está a punto de quedarse con esas instalaciones petroleras y con otros bienes que la familia Sensi aportó como garantías a los créditos. Si llegan los rusos, Geronzi recupera los préstamos. Lo que Geronzi desea, sin embargo, es lo otro: los bienes. ¿Qué hace? Lo que haría cualquiera en su caso: llama a Silvio Berlusconi, presidente del Gobierno y del Milan, y le plantea la situación. Il Cavaliere comprende que al Milan tampoco le interesa un Roma rebosante de petro-rublos. ¿Solución? Berlusconi telefonea a su amigo Vladimir Putin y le pide que bloquee la oferta de Nafta Moskva. Simultáneamente, alguien envía a la Guardia de Finanzas a revisar a fondo todas las cuentas del Roma.

Putin actúa con rapidez y la oferta rusa se esfuma pocos días después. El Roma no puede pagar a Geronzi y éste se queda con la mitad de Italpetroli, la empresa de Sensi: penalti y gol. Capello y Emerson se marchan al Juventus. El sueño romanista de competir en pie de igualdad con el Milan o el Inter se convierte en humo.
Una historia edificante, ¿no? Tiene además un curioso epílogo. En noviembre pasado, Kerimov sufrió un gravísimo accidente automovilístico en Niza mientras conducía un Ferrari prestado. La policía francesa abrió una investigación.

El Roma, a todo esto, ganó ayer por 3-0 al Reggina. Totti falló un penalti por sexta vez esta temporada. Geronzi y Berlusconi fallan mucho menos.

10 comentarios:

manola dijo...

Señor:
Bichodeuña
Ciudad.-
Por medio de la presente, le solicito hablar de otra cosa que no sea futbol.
Atentamente,
MB.
pd: ya sé que en este post hay alguito más que balonazos entre porterías, pero no me importa.

Anónimo dijo...

Manola, con todo respeto: anda a lavarte ese paltó.

SapoCrudo

demalamadre dijo...

Después de lo dicho por SapoCrudo, doña tacón, no hay mucho más que agregar... Además, apenas empieza la fiebre de fútbol por aquí: no olvide, mi estimada, que ya viene la Copa América... Ah, y se le agradecen los otros comentarios a los otros post: muy sesudos, muy fajados, muy iluminadores...

manola dijo...

Señores:
Sapo Crudo
Bichodeuña
Ciudad.-
Apreciados (aunque no tanto) Sapo y Bicho:
En uno de esos tantos correos que rebotan por internet, cual balón de futbol en un partido del mundial, leí que el cerebro de los hombres se ocupa en 99% de sexo y 1% del resto de las cosas. ¿Será que para ustedes sexo y futbol es lo mismo?
Atentamente,
MB.

demalamadre dijo...

Ayayay Manola...

Anónimo dijo...

Si eres tremendo marico, De Mala Madre. Tendrás que ir a pajearte a un puto hotel.
Manolita, el marico ese es el que cree que futbol es sexo pero la proporción tampoco es como te la dijeron, mamita
EL INGENIERO

demalamadre dijo...

Ingeniero, tú sí que tienes obsesiones extrañas. Y pargas, además. Siempre con ese cuento de que yo me pajeo en tal o cual situación o que soy marico. No te digo lo que debería porque la otra vez se ofendió un miembro de la comunidad homosexual y no quiero más peos con maricones: contigo basta y sobra.

Además, ¿cuándo coño he dicho yo que el fútbol es sexo? Esa es una pregunta que se hace tu querida Manola, de puro confundida que está...

Judit Gerendas Kiss dijo...

El artículo no habla de fútbol, cuánta incompetencia lectora. Es una visión aguda y escalofriante de cómo valores individuales y colectivos, en los que creemos (se trate del mundo del deporte, de las artes, la literatura, el cine, o lo que sea), dependen de factores absolutamente ajenos a esos valores, de unos poderes gigantescos que avasallan a individuos y a comunidades, que son como los pillos de Ciudad gótica, los cuales finalmente sí triunfan y se apoderan del mundo, nos meten goles y nos meten penaltis mientras nosotros andamos distraídos en otras cosas.

Es lástima banalizar y descalificar displicentemente un tema tan importante, tan tremendo.

Quiero agregar que este blog me gusta mucho cuando tiene humor e irreverencia, pero no cuando se descarrila por la frivolidad, como en este caso.

Anónimo dijo...

Doña Kiss (ese apellido, ¿es inventado?): Que yo sepa, Totti, Ronaldinho, Cafú, y todos esos carajos que excitan al bloguero y que aparecen en el post juegan FUTBOL y las palabras penalti y gol son de FUTBOL. Pero claro que hay más y lo decimos y no dudamos, cosa que debería haber leído bien con su competencia lectora, Doña kiss.

Dime, Mala Madre, ¿cómo está conformado tu cerebro?
EL INGENIERO

dani m. dijo...

estoy de acuerdo con manola en algo: dos posts seguidos sobre futbol es demasiado. las chicas aún tenemos muy reciente el mundial, cuando nos quitaron la palabra, los temas de conversación y el control remoto durante todo un mes. menos mal que el bloguero escuchó y nos regaló un post distinto y muy bueno, sobre el 27F.
a pesar de ello les digo a todos: dejen tanta sensibilidad. a veces pasa eso en este blog: caemos en unas discusiones vulgares y en sensibilidades tontas, aún cuando el tema y los comentaristas puedan valer la pena.
como sea, felicitaciones al bloguero